El Manchester City arrolla a un United sin esencia