Fin al culebrón con Antoine Griezmann