UD Almería 3-1 Rayo Vallecano: Rubi coge oxígeno