El Arsenal superó a un Liverpool en caída