El Chelsea de Potter empieza a carburar