El error de Álvaro Fernández y su mensaje