Antoine Griezmann, feliz en el Atlético