Max Verstappen, a ritmo de campeón