Ibrahima Bamba, la perla en la que se fija el Arsenal