Rubén Pardo, más fuera que dentro