Raúl García y Yuri dieron la victoria al Athletic Club en un partido sin complicaciones ante un Granada sin ideas. A falta del partido del Atlético son quintos clasificados

Antes de todo, Iñaki Williams fue homenajeado delante de más de 38.000 espectadores por superar el récord de partidos consecutivos jugados que antes poseía Carmelo Cedrún. La sorpresa fue la continuidad que le dio Gaizka Garitano a Sancet en el once titular. Además los jugadores de ambos equipos, jugadoras del Athletic Club y el trío arbitral posaron juntos con una pancarta publicitaria del 25-N Bizkaia, condenando la violencia de género.





Al comienzo de la primera parte el balón fue para el Granada que salió como un tren a llevarse a su rival por delante, y tras un contragolpe peligroso, Antonio Puertas consiguió sacar una falta provocada por Yuri cerca del área. Con esa primera falta el Athletic se llevó su primer susto: Unai Simón no consiguió agarrar el balón y sólo la fortuna evitó que el Granada se adelantara.

Después de ese primer encontronazo en la banda Yuri y Puertas tuvieron sus más y sus menos, por lo que el colegiado Cordero Vega se vio obligado a intervenir para pedir paz. Esto no evitó que el encuentro se encendiese porque al minuto 8 Dani García vería la primera cartulina amarilla del encuentro. Domingos Duarte por el penalti cometido, Rui Silva por adelantarse en el mismo y Montoro por las repetidas protestas fueron avisados por el árbitro, al igual que Iñigo Córdoba