Nadie daba un duro por ellos y…