El caso Bale complica la operación salida