Chalov, la nueva estrella rusa