La nueva perla canaria, valorada en 30 millones