La RFEF gana el pulso a La Liga