Una noche más, el derbi vasco por excelencia nos ha deleitado con un espectacular choque entre dos de los máximos rivales de la categoría, Athletic Club y Real Sociedad. 


Fuente: Athletic Club


El partido prometía ser de alta tensión y el Athletic supo imponerse bajo el rugido del león. Arropados por las cincuenta mil almas de San Mamés, los rojiblancos se sintieron superiores en todo momento, arroyando en la primera parte a una frágil e inocente Real Sociedad.

Los locales saldrían con un 11 similar al de la jornada anterior, con las únicas variantes de Íñigo Martínez por el recién convocado en la selección, Unai Nuñez, y la vuelta a la titularidad de Unai López. El cuadro donostiarra saldría con un equipo prácticamente idéntico al visto en Mallorca, con la única incorporación del francés Le Normand por Diego Llorente.

Imagen
Fuente: Athletic Club

Desde el primer minuto se vieron a unos leones con ganas de morder en campo contrario, lo que les llevaría a las primeras ocasiones del encuentro a manos de Unai López e Iñigo Córdoba. Corría el minuto 12 cuando, tras una cabalgada de Capa, Iñaki recibió un balón en el punto de penalti que no iba a perdonar. El primero ya estaba en el marcador. Apenas 8 minutos después el árbitro señalaba la pena máxima a favor de la Real. El VAR, lento como de costumbre, acabó dictaminando que la falta había sido fuera del área, por lo que se quedaría en una simple falta.

Y tras unos minutos de incertidumbre, llegó Raúl García para anotar el segundo. Al más puro estilo Messi, el navarro buscó el palo largo con la peor de las intenciones, y tras una pequeña ayuda de otro ex atlético, el balón acabó en el fondo de las mallas. Pero como suelen decir, las desgracias nunca vienen solas, por lo que pocos minutos después Ilarra se iba a retirar lesionado, lo que supuso un palo tremendo para el equipo txuriurdin. Los bilbaínos entraron al túnel de vestuarios ovacionados por la afición, premiando el gran despliegue tanto físico como futbolístico que estaban realizando.

Imagen
Fuente: Athletic Club
Durante la segunda parte las revoluciones bajaron y el mar se fue apaciguando, lo que permitió a la Real controlar más el balón. Solo un gol de Isak, anulado nuevamente por el eterno y desesperante VAR, consiguió meter algo de miedo en el cuerpo de los athleticzales, que veían cómo su equipo aguardaba manso la espera del pitido final. Un par de zarpazos rojiblancos al borde del final confirmaron la autoridad y tranquilidad con la que se impuso el Athletic en una velada que tardarán tiempo en olvidar.

Demasiados nombres a destacar, como el de un Ander Capa que lleva 3 jornadas consecutivas dando pases de gol y demostrando una superioridad física abrumadora. O el de Raúl García, anotando por segunda jornada consecutiva y mostrando ser lo más parecido a un gladiador que se ha visto en un terreno de juego. Otra de las grandes noticias para el equipo rojiblanco es la solidez bajo palos, habiendo encajado únicamente 1 gol en 3 encuentros. Con Unai Simón tienen portero para rato.

Imagen
Fuente: Athletic Club

Lo que para la Real se ha convertido en un pozo de dudas, para el Athletic ha sido toda una inyección de moral, la segunda esta temporada, en un derbi  a la altura de las mejores noches de San Mames. En manos de Garitano está no sufrir una sobredosis de confianza y caer en los fantasmas del pasado. Veremos el tiempo que es capaz de aguantar el rey león en el trono de la liga.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here