Europa, cada vez más sevillista