Alavés, un inicio inesperado