Cuando el reconocimiento se hace esperar