¿Se salvará el Mallorca?