Un penalti dudoso amarga el regreso de Gayà