Los números fuera de casa llevan al Albacete a pensar en el mercado de invierno