REFLEXIÓN | Cristiano Ronaldo, con la coraza desgastada