El Liverpool levanta cabeza pero pierde a Diogo Jota