Muriqi, el delantero de moda en La Liga