El Sadar preparado ante un Barça sin Messi