Lokomotiv – Atlético de Madrid: un rival de doble filo espera a los colchoneros