Pape Cheikh, ¿estás ahí?