La Roma aumenta el pozo de las lesiones