El futuro de Rubi depende de un hilo