Oblak, el muro colchonero