Eriksen, el deseado regalo de reyes