Más luces que sombras en la primera vuelta de los de Carrión