¿El resurgir en Bremen?