“Cuti” Romero y Alderweireld, caminos opuestos