Euroliga: los nuevos equipos llegan para quedarse