Cuando el Linares fue el mejor de Europa