Koba y Jesús Vázquez, de promesa a realidad