Koulibaly pide una sanción ejemplar ante los insultos racistas