Salah quiere ser red hasta su retirada