Y llegó la gloria del ‘Glorioso’…