Mestalla, caldera de minutos finales