Hugo Duro, el hombre de los partidos grandes