La renovación de Dembélé, en el aire