OPINIÓN: Sergio Asenjo, siempre en mi equipo