Un verano más, la operación salida no carbura