Eneko Cuellar, la nueva perla del Mérida