El Real Madrid se impuso al Arsenal de Unai Émery por los penaltis en su segundo partido de pretemporada

Fuente: Real Madrid

El miércoles 24 de julio a la una de la madrugada, el Real Madrid se enfrentó al Arsenal de Unai Émery, en su segundo partido de la International Champions Cup y de pretemporada. El conjunto blanco se impuso al equipo londinense en los penaltis tras remontar un 2-0 adverso en la segunda mitad del encuentro.

El Real Madrid salió de inicio con Keylor Navas en portería, Carvajal, Nacho, Ramos y Mendy en defensa, un centro del campo formado por Kroos y Modric, con Hazard en banda izquierda y Lucas Vázquez en la derecha y Jovic y Benzema de arietes. Por su parte, el Arsenal propuso el once más titular de la pretemporada con Emiliano Martínez en portería, Kolasinac, Sokratis, Chambers y Jenkinson en defensa, Willock y Xhaka en el doble pivote, Özil por la izquierda, Mkhitaryan en la derecha y la punta de ataque para Lacazzete y Aubameyang. 
Ambos equipos salían con la misma formación pero con dos ideas de juego distintas. Los de Zidane buscaban un juego vertical pero ordenado y fundamentado sobre el dominio y avasallamiento del rival. Por su parte, el Arsenal buscaba un juego anárquico y tremendamente físico que les hiciera valer esos dos partidos más de pretemporada que ya llevaban a sus espaldas.

Imagen

Fuente: Real Madrid
En la primera parte la idea de Emery se impuso. El ritmo de juego elevado que impuso el Arsenal se contagió a su rival y se tradujo en imprecisiones, como la que dio origen al primer gol de los gunners: el enésimo fallo en la salida del Madrid acabó en los pies de Alexandre Lacazzete, que regateó a Keylor Navas y chutó a portería. No obstante, Nacho Fernández detuvo el balón con el brazo, lo que provocó un panalti y la roja directa para el central, que dejaba a su equipo con diez. El propio Lacazzete marcaba el penalti con un disparo muy ajustado que pegaba en ambos palos antes de entrar.
Zidane trató de aguantar con Lucas Vázquez de lateral y Carvajal, pero la debilidad defensiva obligó a Zizou a reemplazar a Jovic por Varane, para que estos jugadores volvieran a sus posiciones. Pese a ello, Aubamenyang volvía a marcar tras regatear a Keylor Navas y metía el segundo en el minuto 24. En este momento el partido se antojaba una paliza, pero el Madrid sacó coraje de la debilidad y consiguió detener la hemorragia durante la primera parte. Además, al final del primer periodo el conjunto de Londres se vio sacudido con una expulsión que equilibraría las tornas: la de Sokratis, que veía dos amarillas en dos minutos por dos entradas muy duras sobre Kroos y Modric.

Fuente: Real Madrid
Con esta expulsión ambos equipos encaraban la segunda mitad con igualdad numérica. El Madrid reemplazó a Hazard (que se había echado el equipo a la espalda en los momentos de inferioridad) por Isco, a Lucas Vázquez por Asensio, a Mendy (que cuajó un gran partido, con mucha personalidad) por Marcelo, a Benzema por Bale y a Carvajal (cuyo partido fue más que errático) por Odriozola. El Arsenal, por su parte, sólo sacaba a Monreal por Mkhitaryan para compensar la defensa tras la expulsión. 
Los primeros 20 minutos fueron un baño futbolístico de los del Madrid, que no dejaban salir a su rival de su campo y metieron dos goles (uno Bale y uno Asensio). Sin embargo, tras un golpe con un rival, Asensio, que estaba siendo el mejor de la segunda parte, se tuvo que marchar en camilla con gestos ostensibles de dolor. La baja del balear y la entrada de canteranos en ambos conjuntos igualó el encuentro, que terminó en empate y, por reglas de la competición, en penaltis.

Fuente: Real Madrid

La segunda parte nos dejó muchos detalles observables: el buen papel del doble pivote Kroos-Modric, la gran actuación de un Bale que se reivindicó por enésima vez desde que está en el Madrid, la destacable actuación de Asensio…
En los penaltis terminó imponiéndose el Real Madrid, con los fallos de Xhaka y Monreal, que contrarrestaron el de Bale. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here