En Nesyri, con el futuro en el aire